Comenzaron como construcciones para uso industrial pero poco a poco se han convertido en viviendas. En solo dos años, la demanda de casas prefabricadas, o modulares, se ha triplicado en España. Tienen dos grandes ventajas: son más económicas y se terminan en cuestión de semanas. Son muy comunes en países como Holanda o Reino Unido pero en España todavía despiertan recelos.

Las casas prefabricadas son viviendas muy comunes en Europa, en España no ha terminado de establecerse esta tendencia aunque podría ser que la cosa esté cambiando.

Algunas de estas casas modulares son incluso de reconocimiento arquitectónico como la que Sergio Baragaño, uno de los arquitectos que más modulares ha hecho, construyó en Asturias.

En los dos últimos años la demanda de casas prefabricadas en España se ha triplicado. El proceso de creación es más participativo, se abaratan los costes y se reduce el tiempo de espera.